El edificio barroco en la plaza Zámecké náměstí está consagrada a Juan Bautista, patrón de  fuentes termales. La iglesia del deanato fue construida en el año 1594 sobre las bases de otra iglesia más antigua. Fue reconstruida en estilo barroco en el año 1703.

La torre rebajada a mediados del siglo XVII domina la obra. En la actualidad está abierta al público y es el lugar popular para observar el centro de Teplice. Sus espacios interiores guardan una exposición dedicada a importantes obras arquitectónicas. Aquí se halla el cuarto en el que, como cuenta la leyenda, se quedó durmiendo el vigilante, durante el gran incendio que arrasó la ciudad.

Alrededor de la iglesia había un cementerio que fue suprimido, en el que se conservan algunos sepulcros. Debajo de la iglesia en la nave lateral del norte se encuentra la tumba de la familia Clary-Aldringen.