A iniciativa del rey Federico Guillermo IV de Prusia, la iglesia, originariamente luterana, fue construida en el año 1884, ya que en Teplice la mayoría de sus habitantes eran germanoparlantes. La iglesia, que domina a ojos vistas la ciudad, es un edificio de fábrica neorrománica con una robusta torre prismática,. La suerte de la iglesia es una copia de la conmovida historia moderna de Teplice.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial la absoluta mayoría de los habitantes germanoparlantes fue expulsada y con ellos desapareció la fe luterana. La Iglesia Husita Checoslovaca adquirió el edificio y cambió su nombre por iglesia de Prokop Holý. En la década de los noventa del siglo XX  la iglesia pasó a manos del municipio. Fue vendida a un particular y sirvió brevemente de restaurante y discoteca.

En la actualidad los espacios están abiertos al público, ocultan un café y una galería con exposiciones que presentan la historia de la comunidad judía en Teplice. Como mencionamos en otro lugar, los judíos constituían una importante parte en la ciudad. Lamentablemente la sinagoga, que era una de las mayores de Europa, fue destruida y con ella una gran parte de objetos judíos. De esta manera la ciudad de Teplice honra la memoria de sus antiguos conciudadanos.